Las Terapias de Charlie | Hatha Dinámico
777
page-template-default,page,page-id-777,bridge-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Hatha Dinámico by Virginia

¿Que es el Hatha Yoga Dinámico?

EL yoga dinámico fusiona posturas o asanas en series fluidas y asociando cada una con la siguiente mediante enlaces. Lo más importante en éste método es utilizar la respiración para trabajar la fuerza y la flexibilidad en la actividad física, así como para mantener la concentración mental.

 

Se compone por cinco técnicas básicas, que tienen como objeto final alcanzar la relajación pasiva y ejercicios de relajación muscular necesaria para revitalizar los sistemas respiratorio, digestivo, circulatorio, endocrino, inmunológico y reproductor.

 

Estas técnicas son la asana (alineación corporal correcta), vinyasa (sincronización  de cuerpo y respiración), bandha (energía)pranayama (respiración) y drishti (atención).

 

Este tipo de Yoga está recomendado para los que buscan una actividad más fuerta y activa, que el yoga Hatha tradicional.

¿Cual fue tu recorrido para ser profesora de Hatha Yoga Dinámico?

El yoga se presentó en mi vida gracias a mi abuela materna, ella lo practicó durante sus últimos años. Era fascinante ver como le gustaba la práctica, cómo contaba de que se trataba esa técnica. Realmente era inspirador verla a las mañana haciendo lo que ahora sé que es un Pranayama (el control de la energía mediante la respiración), movilizando su cuerpecito a la sombra de un árbol en su patio.

 

Dejé Corrientes, mi ciudad natal, para probar nuevos horizontes laborales y formación educativa en Buenos Aires. Empecé a hacer cursos varios y entre ellos conocí el llamado Yoga-Danza y me llamó poderosamente la atención (había tomado clases de ballet durante 12 años en la niñez y adolescencia). En ese entonces se trató más que nada de retomar el contacto con el cuerpo, la consciencia del movimiento, y un primer acercamiento a conectar con la respiración.

 

Pasaron un par de años…mi práctica era inconstante porque estaba bajo mucha presión y por razones emocionales tuve que regresar abruptamente al interior. Me costó mucho adaptarme nuevamente, me sentía frustrada y triste y mi cuerpo empezó a darme señales. Tenía migrañas fuertísimas donde se manifestaba visión parcial, afasia (trastorno del lenguaje que se caracteriza por la incapacidad o la dificultad de comunicarse mediante el habla o la escritura). Temía lo peor, algún daño cerebral. Pero después de todos los exámenes pertinentes, el MEDICO neurocirujano me mandó hacer yoga, diciendo que transitaba un momento de alto STRESS. Así fue que mi interés por el yoga re-surgió y la práctica esta vez fue desde y hacia otro lugar… la sanación! Fue realmente impresionante como me ayudó a estar más tranquila, a ver las cosas de otro modo. Volví a sentirme en paz… Esta certidumbre sobre lo positivo que había sido en mi vida, y vislumbrar la posibilidad de acompañar a otros en el camino del yoga, me llevó a estudiar el profesorado.

 

Me formé con Matilde García, que en ese entonces era Swami (Maestra) en la escuela de Yoga Integral y la Federación Argentina de Yoga. Automáticamente empecé a dar clases en su Ashram, mientras iba haciendo otras formaciones, cursos y talleres (Yoga Artístico- Yoga Terapia Ayuvédica- Hatha Yoga Dinámico- Ashtanga Vinyasa Yoga). 

¿Porque elegiste practicar una version dinámica del Hatha?

En mi práctica a través de los años fui apreciando que me sentía muy cómoda dando clases más dinámicas, más power y es que hasta el día de hoy son el tipo de práctica que realizo y comparto, por lo general, siempre con la premisa que es el Yoga que debe adaptarse a las personas, y no las personas al método.

¿Como es una clase con vos?

Mi clase tiene una estructura: empieza con una introspección, conectando con el cuerpo, dejando atrás el bullicio. Luego un Pranayama activador (una técnica de respiración), para preparar el cuerpo a la práctica. Las primeras posturas o asanas son para precalentar la musculatura y aflojar las articulaciones.

 

En el Yoga dinámico, se realizan vinyasas o series donde una postura se entrelaza con otra como si fuera un baile- siempre al ritmo de la respiración- y se permanece poco en cada una de ellas- una fase respiratoria o un ciclo completo- inhalación y exalación- y se fluye hasta la siguiente (a diferencia del Hatha tradicional donde se permanece 30´ o más en cada una de ellas). El método dinámico por excelencia es el Ashtanga Vinyasa Yoga.

 

Luego de la vinyasa, que se repite durante algunos ciclos, realiza algunas posturas para descender el ritmo de movimiento y calmar la respiración ( Se puede realizar en este momento un pranayama o un ejercicio respiratorio con ese fin). Por último, la mejor parte para la mayoría : la relajación guiada. Ese momento donde el cuerpo, mucho más suelto, la respiración consciente, en éste momento ubicada en el abdomen; hace que estos 15/20 minutos del final sean un viaje fuera de la mente. Es un paso hacia la meditación, hacia el Samadhi (estado de integración con el universo, donde no hay mente, no hay pensamientos) para lo cual en general y dependiendo de la práctica se requiere más tiempo.

¿Una recomendación para encontrar su tipo de yoga?

Ir probando clases y distintos yoga hasta que encuentres el que te conviene. Pienso que si probaste alguna clase y no te gustó, continúes probando! Hoy en día hay muchos métodos distintos, y todos los instructores o profesores pueden ponerle su impronta.

 

Por otro lado, doy mucha importancia a la alimentación. Una alimentación adecuada es necesaria y urgente…te ayudara a sentirte enérgico, liviano y evitar las enfermedades (que a esta altura sabemos que son producto de una mala alimentación, y de factores emocionales como el stress, la angustia, etc.)

¿Cual es tu vision de las terapias alternativas?

Creo que las terapias naturales, como alternativa de salud son el camino para el mantenimiento del bienestar general. Debemos comprender que somos un todo integrado, no se puede pensar a la existencia fragmentada: somos cuerpo, mente, espíritu y funcionamos dentro de un ecosistema y una sociedad… Cuando alguna de estas partes funciona mal, todo el conjunto sufre un deterioro. Por eso es necesario, no sólo realizar actividad física, sino buscar la estabilidad emocional, construir sobre pensamientos positivos y cuidar el ecosistema. Creo que buscar nuestra propia integración, estar sanos, contentos, debe ser la búsqueda principal en esta vida, y las terapias alternativas ayudan a transitar éste camino.