Las Terapias de Charlie | La angustia del terapeuta
4508
post-template-default,single,single-post,postid-4508,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

La angustia del terapeuta

Cuando decidí dedicarme al mundo de las terapias corporales, no me imaginaba todo lo que me esperaba. Siempre me acordaré las primeras veces atendiendo sola, a fuera de mi escuela o múltiples seminarios…

 

ESTRES PRÉ-SESION 

El estrés me invadía, estaba muy preocupada por lo que iba a pensar el paciente. Estoy suficientemente formada para poder tocar a otro? Y si le pasa algo que no se resolver? Y si no conectamos? Si se siente muy incomodo, que voy a hacer? Miles de preguntas y dudas.

Siempre tuve esta preocupación de querer dar lo mejor para el otro y que se vaya feliz.

Pero con el tiempo entendí que todo no puedo saber, que todo no puedo solucionar y con todos no puedo conectar. Aprendí a saber escuchar el otro y ir llevándome por mi intuición. Recibir a cada personas tratando de no poner intención sino ir sintiendo y adaptar mi mano a sus necesidades.

Como adaptar mi mano?

Sentir las respiraciones, la piel, el feeling. A veces es difícil explicar, pero con la experiencia se siente rápidamente de que forma acercarse del otro. De una forma respetuosa, cuidadosa, voy realizando una sesión que permita aliviar tensiones y soltar, cualquier emocion que sea. Todas son bienvenidas!

Dudas post-sesión 

Para mí es muy importante estar muy atenta a las preguntas o dudas que surgen después de las sesiones. Si la persona siente molestias a nivel muscular (es muy común a re activar después de mucho tiempo), o si aparecen otras señales. Me ha pasado que me comenten fiebres o dolores físicos después de una sesión. Me acuerdo la primera fue una amiga que me visitó después de una semana muy intensa de trabajo. El día siguiente tenia fiebre y se sentía fatal. Me quedé muy triste y preocupaba…yo que justamente quería que se sienta genial! jaja Sentía como si había hecho algo mal sin saber como “repararlo”.

Pero con el tiempo me di cuenta que son cosas que pueden pasar y tengo que asumirlo. Como terapeuta, tenemos que estar preparados a eso y no tomar personal lo que suceda al otro. Trabajando con el cuerpo y energía de otro, podemos despertar todo tipo de reacciones y hay tambien que tomarlo en cuenta.

A veces pasamos tanto tiempo sin escucharnos, tapándonos los ojos sobre nuestras molestias, cansancio o señales porque no es el momento. Y cuando paramos y decidimos hacernos cargo de lo que nos pasa, BIM, a veces nos enfermamos o despertamos nuevas sensaciones. Escucharse vía el masaje o otras terapias permite que fluya todo, en todos sentidos.

Cada sesión es para mi un desafío. Porque las personas me dejan entrar en su intimidad y quiero respetar este momento, tan importante para cada uno. Quiero ofrecerles un momento muy lindo, siempre con mucho respeto y estoy feliz cuando recibo todos estos mensajes donde siento que se van sintiendo mucho paz y amor.

 

 

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment