Las Terapias de Charlie | La gatoterapia
2523
post-template-default,single,single-post,postid-2523,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

La gatoterapia

En una semana es el cumple de mi mama, gran amante de gatos! Gracias a ella, siempre tuve gatos en mi vida. Desde muy chica con Patapouf, y luego toda mi infancia con Popeye y Réglisse, dos gatos negros hermosos. Me acuerdo que Popeye era el mas carismático. Tenias que conocerlo muy bien para saber de que forma se le podia tocar o no, acercar o no, aguarrar o no. El gato es muy sutil y a la vez, tan simple cuando entiendes su onda. Siempre tuve feeling con ellos.

 

 

 

Cuando vivía en Paris en un mini departamento, me resultaba muy difícil adoptar. A pena llegue en Buenos Aires y tuve suerte tener mas espacio, la primera cosa que hice : adoptar un gato…y al final termine adoptando dos!! Kika y Babush. Son de las cosas mas hermosas que he tenido aca en esta cuidad.

 

FOTO

 

La presencia de un gato para mi tiene mucho sentido. Me aporta mucha paz cuando vuelvo a casa y no quiero hablar con nadie. Solo mis gatas en este caso me pueden aportar lo que los humanos no logran conmigo. Kika era con quien tenia una relación muy privilegiada. Se que ella me iba a entender cuando quería que venga a darme mimo, sabia el momento justo y como tenia que acercarme. Tiene una inteligencia incomparable. Babush, ella, vive en su mundo, un mundo hermoso de inocencia. Las dos son muy distintas pero se complementan perfectamente.

 

 

En psicología, este fenómeno tiene un nombre : la gatoterapia.

La gatoterapia, un tratamiento antiestrés

La gatoterapia es un tratamiento tradicional contra los síntomas del estrés, la ansiedad y el bajo estado de ánimo con la ayuda de gatos domésticos. La utilización de este tipo de terapia basado en la compañía que proveen estos pequeños felinos domésticos puede ayudar a mejorar la salud física y mental y la calidad de vida en general, a través de la interacción amistosa entre el gato y la persona.

Lo positivo de la gatoterapia es, justamente su sencillez : se fundamenta en la compañía que se ofrecen al gato y la persona y el modo en el que interactúan.

 

 

Gatos y humanos: un poco de historia

El gato (Felis silvestris catus) es un pequeño mamífero predador. Los orígenes de la especie, o por lo menos sus primeros reportes científicos, se sitúan en el sur de Egipto en el año 3000 aC. En esos tiempos lejanos, los gatos ya gozaban de una gran consideración, hasta el punto de que los humanos les otorgaban una categoría de divinidad.

 

 

Desde Egipto fue extendiéndose hacia otros muchas regiones, a través del comercio, fue fiel compañero de brujas, magos y curanderos. Posteriormente, fue acogido como cazador doméstico de pequeños animales roedores, que podían propagar enfermedades. En este sentido, el gato era un seguro de salud para el hombre. Además, fue paulatinamente creciendo su rol de amigo y compañero doméstico.

 

 

Actualmente, existen más de cuarenta especies diferentes de felinos, cada uno con sus características propias: pelajes de todos los colores y formas (e incluso sin pelaje), con cola larga, cola corta, sin cola, con estructuras craneales muy distintas, etcétera.

 

 

Vivir acompañado de un gato también nos ayuda a comprendernos mejor a nosotros mismos y aceptarnos tal cual somos: los gatos no nos juzgan, no diferencian entre guapos y feos o ricos y pobres; solo reciben cariño y lo devuelven a su manera, de una forma completamente natural y sin artificios.

 

 

refencia de este post : https://psicologiaymente.net/vida/gatoterapia

No Comments

Post A Comment