Las Terapias de Charlie | LIBERARSE con una clase de movimiento expresivo
2142
post-template-default,single,single-post,postid-2142,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

LIBERARSE con una clase de movimiento expresivo

 

Ayer fui a una sesión de «movimiento expresivo» con Doris. Había ya ido a su casa hace algunos meses cuando Mirta, mi suegra, me regaló una sesión de masaje con ella para el día de la Madre ;). Doris tiene muy buenas manos y energía, es una excelente terapeuta. Me acuerdo que hay un detalle que me había llamado mucho la atención : las paredes eran todas acustizadas. Me pareció poco común para una sala de masaje..al final de la sesión me contó que practicaba una terapia donde trabajaba con la voz, el grito, el movimiento como forma de liberarse, y me invitó a probarlo…

 

 

Era la primera vez que hacia este tipo de actividad. Estaba un poco ansiosa antes de arrancar pensando que no iba a poder hacerlo…Pero al final, fueron dos horas de liberación total!! Fue un momento de pura felicidad! Salí completamente aliviada!!

 

 

Primero empezamos a bailar con música fuerte a diferentes ritmos, a gritar, saltarEl lugar ayuda mucho a sentirse bien : la sala es hermosa, muy bien mantenida, grande con un buen sistema de sonido. Como la música era fuerte, era fácil dejarse llevar sin vergüenza y seguir a mi instructora. Fue mas fácil que pensaba al final, porque cuando ella se expresaba o gritaba, la imitaba y me sacaba la incomodidad de hacerlo.

 

 

Y de a poco salieron mis proprios sonidos, gritos, suspiros; todo eso bailando, estirándome, moviéndome en esta sala increíble. Para mi, que soy mama desde poco y que las salidas nocturnas se hacen casi inexistentes, fue un placer tener un momento para bailarme todo, mover mi energía de esta forma. Me sentí muy libre y me divertí mucho.

 

 

Luego cuando se terminó esta primera etapa de calentamiento, Doris se acercó y me invitó a cerrar los ojos. Hicimos algunos estiramientos de cuello/espalda y empezamos a balancear de un lado y del otro. De ahí salieron bostezos, de estos que te salen con suspiros fuertes de alivio. Uno y otro, era como un ping pong de sonido entre ella y yo. Me sentía relajada y me estaba divirtiendo mucho a la vez.

 

 

Me salió una risa…Doris me imitó exagerando mi risa y le contesté con otra…eso un buen rato hasta cagarnos de risa las dos!! Ahora ella me sigue a mi, empujándome a expresarme. Sentí un real apoyo de su parte, como un coaching de la expresión solicitando que salga mas emociones a través del sonido y el movimiento. Este momento fue espectacular, una muy buena conexión de felicidad juntas.

Y ahí empezó un momento clave para mi, lo de exteriorizar realmente lo que tenia a dentro. Sentí que todo lo que hicimos antes era como un entrenamiento a lo que iba a pasar ahora. De la risa salió un OH OH OH de mi parte, (es difícil explicar escribiéndole pero voy a intentar!) Fue como un «OOOH» de «BASTA». Arrancó toda «una pelea» en francés (mi idioma natal) y ella me seguía (en francés o español también) :

«Oh oh ohohhhh»

«BASTAAA»

«ça suffiiiit»

«Arrêteee» 

«OH OH OH»

Con gritos muy profundo. Después de eso quede cansada y senti un vacío a dentro. Sentía realmente que una emoción de enojo retenida a dentro había salido y de esta forma me había liberado de ella. Puse mi mano sobre mi pecho y respire profundamente.

 

A partir de eso, Doris puso un tema clásico y seguimos la sesión cantando. El tema empezaba con volumen bajo y subía de a poco. Era muy bien hecho porque mi voz naturalmente seguía al volumen del tema, y terminamos las dos cantando a todo pulmón (no hacia falta conocer al tema, la idea era cantar una melodía). Y seguimos con el canto un buen rato hasta improvisar melodías…me salió la de «Frères Jacques, dormez-vous»!!  Me di cuenta que me gustaba cantar, que era muy liberador.

 

Doris me invitó a concentrarme en la vibración de mi voz, dejando mi mano sobre el pecho. Nunca me había concentrado en eso y fue muy interesante la sensación del sonido que pasa por el cuerpo. Me hizo tomar conciencia de la importancia de la voz y de exteriorizarla.

 

 

Terminamos por una gran relajación en una colchoneta en el piso, estirándonos y focalizandonos en la respiración.

 

Puedo decir que ella es una gran guía durante toda la sesión, con muchas herramientas para adaptarse a cada reacción, movimiento, sonido que pueda salir. Improvisa en el momento dependiendo de lo que hace la(s) persona(s). Me quede muy sorprendida con todo lo que hicimos y como me deje llevar durante dos horas!  Suele hacerlo en grupo, pero puede llegar a que lo hagas solo también; las dos cosas son interesantes. Yo lo hice sola pero me gustaría hacerlo en grupo también para ver lo que puede salir de una sesión grupal, y como uno va inspirando y llevando al otro y dejarse llevar.

 

Doris estudió esta técnica en La fundación Río Abierto, donde fue instructora y directora. Se quedó 40 años en esta institución sin fines de lucro creada con el objetivo de contribuir al desarrollo integral del ser humano a través de la práctica de técnicas psicocorporales. La institución lleva adelante actividades vinculadas a la promoción y prevención de salud, brindando un servicio a la comunidad y formando profesionales.  Los instructores son profesionales e investigadores que surgen tanto del campo de la psicología, la medicina, como del área corporal, la danza, la gimnasia y el teatro.

 

 

«Cada clase es distinta», me comentó Doris. Senti una re buena conexión entre nosotras y me sentí muy agradecida por haber probado y hecho algo completamente distinto y liberador!

Doris los invita a que vengan a probar una clase y les recibirá con su hermosa sonrisa en su espacio de Palermo.

Para mas información sobre Doris y el movimiento expresivo > 💃

Ilustre este articulo con el excelente trabajo del artista rusa Wassilly Kadinsky «On the dances of Palluca» de 1926; representando Gret Palucca, una bailarina y profesora de danza alemana.

1 Comment
  • Adri
    Posted at 11:42h, 15 febrero Responder

    Info del lugar tel de contacto gracias

Post A Comment