Las Terapias de Charlie | Osteopatía para bebes
1135
post-template-default,single,single-post,postid-1135,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Osteopatía para bebes

 

Cuando Joaquín cumplió un mes, empezó a tener cólicos. Me dijeron que es algo que suelen tener los bebés, y que se acomoda con el tiempo; pero fue horrible porque cuando le agarraba, le dolía, empujaba durante horas quejándose… es muy difícil estar al lado sin poder hacer nada. Buscaba la forma, pero no existe un remedio milagroso. Le hacía la famosa “la bicicleta” con las piernas o apoyaba su pancita sobre mi brazo o un almohadón… lo que le aliviaba en el momento, pero le volvían todos los días.

Después se me ocurrió llevarlo a mi osteópata Malu que lo recibió con la mejor onda! Fue genial! Durante la sesión, Joaquín se quedó muy tranquilito, le encantó estar en contacto con Malu !! Se relajó muy rápido y vomitó luego de que le arregle algo en el occipital…

 

 

Post tratamiento

Resultó que después de la sesión que Joaco se empezó a tranquilizar y durmió 6 horas seguidas la noche siguiente !! Y poco a poco se le fue disminuyendo el dolor de panza hasta la desaparición total de los cólicos muy rápido. 🙂

 

 

Le hice algunas preguntas a Malu para entender bien su observación y trabajo :

¿Cómo llegaste al diagnóstico de Joaco?

Lo primero fue charlar con los papás con respecto al embarazo y al parto mientras observaba la fisonomía, el aspecto físico y el comportamiento de Joaco. Luego procedimos a chequear su vitalidad en general y las estructuras relacionadas con los síntomas que mencionaron sus papás.

Exploramos el mesenterio (fascia del abdomen) para investigar si había alguna tensión, restricción o densidad en la zona. No era el caso de Joaco.

 

Así que contactamos su sacro y su cráneo para identificar si existía alguna tensión. Su occipital, el huesito más posterior del cráneo, tenía cierta restricción que al tratarlo, soltó y fue allí cuando regurgitó, algo que sorprendió a los papás ya que hasta el momento no era algo recurrente.

 

 

El pasaje por el canal de parto puede provocar ciertas tensiones o cabalgamientos en los huesitos craneales; si el occipital por ejemplo, queda en una posición en la que oprime lo que llamamos el agujero rasgado posterior (agujero entre los huesos occipital y temporal), puede comprimir ciertos nervios, venas y arterias. En este caso, pudo haber sido el nervio vago o neumogástrico que es un nervio craneal que pasa por dicho agujero y en su recorrido desciende por el esófago e inerva a las vísceras abdominales. Dicha compresión puede ocasionar una modificación de la información nerviosa, irritando o activando por demás al nervio y por lo tanto tergiversando el mensaje, lo que puede producir una reacción inflamatoria de las vísceras. En el caso de Joaco, esto fue lo que le ocasionaba el llamado cólico del lactante.

⚠ No quiere decir que todos los bebés que sufren de cólicos, tengan como causa, una restricción o tensión en el hueso occipital. Las causas pueden ser multifactoriales.

 

¿Por qué respondió tan rápido al tratamiento?

Los bebés pueden responder al tratamiento en pocos minutos. Esta capacidad de reequilibración se debe en parte, a que su estructura es menos densa que la de un adulto y por ello más fácil de recobrar y expresar su salud. Si el tratamiento se da antes, por ejemplo, de la formación definitiva de los huesos del cráneo, podremos evitar complicaciones futuras (mala oclusión, escoliosis, etc.).

 

 

¿Por qué es beneficiosa la osteopatía en bebés?

Durante el nacimiento, el bebé debe atravesar el estrecho canal de parto (como fue el caso de Joaco). Si bien es necesario para su óptimo desarrollo, es habitual que por distintas causas, se compriman los huesitos del cráneo pudiendo producir irritación de los tejidos subyacentes y dando lugar a distintos síntomas: llanto excesivo, sueño inquieto, irritabilidad, cólicos, dificultades con la alimentación, asimetrías de movimiento o preferencia marcada por determinada posición, asimetrías de la cabeza y de la cara, etc. Cuanto antes se traten estos desajustes, tanto mejor ya que se pueden prevenir disfunciones posteriores.

El tratamiento es beneficioso también en bebés nacidos por cesárea dado que esta intervención quirúrgica conlleva sus propios desajustes: en este caso, la falta del beneficioso moldeamiento durante el tránsito por el canal de parto, provoca también una contracción de los tejidos como mecanismo de defensa al cambio brusco de presiones, por ejemplo.

 

Mas info sobre osteopatía y Malu aquí > 💆

 

 

 

💫💫💫💗💫💫💫💗 Ilustrado con fotos y videos que saque de la sesión de Joaco con Malu 💫💫💫💗💫💫💫💗

No Comments

Post A Comment