Las Terapias de Charlie | Piernas arriba !
1440
post-template-default,single,single-post,postid-1440,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Piernas arriba !

 

Se me suelen cansar las piernas y odio tener esta sensación de piernas pesadas. Antes de dormir o en algún momento del día, me pongo en la cama con las piernas contra la pared. Parece ser algo fútil, pero tiene muchos beneficios.

 

Para qué sirve alzar las piernas ?

 

¿En qué ayuda levantar las piernas?

Ayuda mejorar la circulación sanguínea.

Ayuda a aliviar el cansancio de las piernas.

Ayuda a combatir las piernas hinchadas.

Combate las varices y ayuda en su prevención.

Ayuda a combatir y prevenir la retención de líquidos (ideal para mujeres embarazadas).

 

 

Más que un ejercicio es una técnica terapéutica. No podemos llamarlo ejercicio como tal, porque no hay ningún esfuerzo físico, no ejercemos ningún movimiento ni tensión muscular.

En realidad es una postura restaurativa de yoga llamada Viparita Karani.

 

B.K.S. Iyengar, llevó el yoga a Occidente siendo uno de los más importantes maestros de esta práctica en el mundo. Acá haciendo un variante de Viparita Karani.

 

Lo suelo hacer en clase de yoga Iyengar, en general justo antes de la relajación final. Es muy agradable y cómodo para hacer como ejercicio de respiración por ejemplo. Esta técnica de yoga se pone en práctica a menudo para establecer una conexión mente-cuerpo que genera grandes beneficios a nivel circulatorio.

 

Como hacer la postura correctamente ?

Lo ideal es colocarnos un pequeño cojín debajo de las lumbares para conseguir una postura más armónica.

Así conseguiremos que las piernas queden pegadas verticalmente a la pared y que los brazos queden descansados, extendidos y relajados.

Basta con mantener esta posición, al menos, durante 15 o 20 minutos; sin hacer nada más, solo sentir el equilibrio de esa postura, la tranquilidad y esa calma al recibir, de pronto, un mejor aporte circulatorio hacia nuestro busto y nuestra cabeza. 

 

Es un buen comienzo para lograr bienestar y calma mental.

 

a practicar con o sin gato 😉

No Comments

Post A Comment