Las Terapias de Charlie | Viva la vida from Frida!
53
post-template-default,single,single-post,postid-53,single-format-standard,bridge-core-1.0.2,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-18.0.4,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Viva la vida from Frida!

 

Frida Kahlo, la mujer clavada.
Ser conscientes de lo finito nos acerca a la libertad.
Así, con diecinueve años Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, fue arrollada.
Se fracturó la columna vertebral, dos costillas, la clavícula, el hueso pélvico y la pierna derecha.
Su pie derecho se dislocó.
Su hombro izquierdo se descoyuntó.
Y un pasamanos la atravesó desde la cadera izquierda hasta salir por la vagina.
El cuerpo de Frida era un amasijo de huesos.
Y sin embargo, la vida no la abandonó.
Frida sobrevivió 28 años más a aquel día.
14.515.200 minutos.
En los que bebió, cocinó, sufrió, maldijo, pintó, se enamoró, vio el sol atardecer en la pared azul de su casa y finalmente se acabó.
Pero Frida ya había entendido que nada iba a hacer «sin lo breve y lo fugaz».
Que todo lo que no haces, se queda por hacer.
Que cada segundo «huye para no volver».
Frida, mujer clavada al planeta como un espantapájaros colorido a la tierra que ahuyenta al miedo.
Porque cuando sabes que el tiempo es un regalo.
Ya solo te queda amar.
Frida amó.
Como solo las mujeres que se saben perecederas saben amar.
Aferrada como un fruto a la rama.
Como una sanguijuela a la piel.
Como la boca de un bebé al pezón de su madre.
Frida es hoy yesca que prende en la memoria colectiva de cientos de miles de mujeres.
Hermanas de mundo que aprendieron a no juzgar ni juzgarse a sí mismas gracias a Frida.
Que hoy valoran su valentía y sus formas y su interior y su exterior.
Frida es hoy una frase grabada a fuego en las paredes del estómago.
Una frase que resurge en compañía o a solas.
Una frase que lo dice todo.
A pesar de todo.
Viva la vida.


– Roy Galán –

 

No Comments

Post A Comment